Soles, olas, lunas, flores

Ignorantes como somos de los secretos de la botánica, no logramos identificarla. Hemos recurrido a la omnímoda rapacidad de Internet, por supuesto, y nos hemos zambullido en páginas especializadas a la busca de las señas de la especie que nos intriga. Pero nuestros ojos son ciegos a los matices (aquel libro enorme sobre plantas de... Leer más →

Puerto: la construcción

El 10 de enero de 1934 el albañil comunista holandés Marinus van der Lubbe fue guillotinado en la prisión de Leizpig tras ser declarado culpable de plantar fuego al edificio del Reichstag, sede del parlamento alemán. Si lo hizo o no es algo nunca aclarado, pero el incendio sirvió de excusa para la aprobación de... Leer más →

Puerto: la larga espera

El martes 17 de octubre de 1933, Albert Einstein descendió del vapor Westmoreland en Quarantine Island, Nueva York, forzado a vivir su exilio lejos de una Europa a la que habían inoculado el virus nazi. Allí tomó una lancha que, de incógnito, sin alharacas, lo trasladó hasta la costa de New Jersey. Fijó su residencia en... Leer más →

Cosas que ver al menos una vez en la vida

Nueva York, la torre Eiffel, las pirámides de Gizeh, el Taj Mahal, la Gran Muralla China, una aurora boreal en el círculo polar ártico, Machu Picchu, el Oktoberfest, un volcán en erupción, la Super Bowl, las cataratas de Iguazú, el Bloomsday, donde habitan las ballenas, el monte Fuji entre cerezos en flor, las llanuras del Serengeti,... Leer más →

El puerto, pulmón, corazón y alma

Si desde el faro se pueden contemplar los más bellos anocheceres a este lado del Atlántico, no hay mejor sitio para extasiarse con la salida del sol que el puerto de Corrubedo. Sí, hay que madrugar un poco, pero compensa. Resulta hipnótica la experiencia de ver cómo el disco de fuego remonta desde detrás de... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑