El tiempo entre posturas

liga-inverneira.jpg
¡Liga da Inverneira!

La gente nunca dejará de sorprendernos.

Ni cuatro días hace que descubrimos el concurso y no nos resistimos a postear sobre él… ¡un cruce entre la lista fantástica de Marca y los pronósticos de Santiago Pemán!.

Por un segundo, nuestra mente se teletransportó a los tiempos del zapping, cuando los youtubers no eran todavía los reyes del mambo y Netflix vivía de despachar dvds a través del cartero. Por aquel entonces (o así lo recordamos algunos) era bastante común sobrellevar las tardes de resaca con los ojos ensangrentados clavados en la tele apretando compulsivamente el mando hasta dar con el programa más peregrino: electrizantes torneos de dardos en un pub de la campiña inglesa, carreras alocadas tras quesos rodantes o campeonatos mundiales de plancha extrema eran una excelente medicina contra el dolor de cabeza, la náusea y la sequedad bucal.

De aquellas esencias bebe la ocurrencia que os vamos a presentar hoy. Pero con un ingrediente mágico que lo hace aún más apetitosa: el evento destila Galicia por todos los poros.

Liga da Inverneira, se llama. Consiste en adivinar el tiempo que va a hacer un día determinado en un lugar determinado da nosa terriña. Pero no a bulto. Hay que concretar las temperaturas máxima y mínima, los litros por metro cuadrado de agua de lluvia recogida y cuánto alcanzará el viento de velocidad punta. Transcurrida la jornada en cuestión, cada apuesta se contrasta con las tablas de Meteogalicia.

El domingo pasado comenzó su quinta edición, que se extenderá hasta marzo. Y si escribimos de ello es porque en su sesión inaugural hubo que predecir los datos de…

Seguir leyendo “El tiempo entre posturas”

Orquídea salvaje

barlia-robertiana.jpg

—Las orquídeas son una excusa para el calor. ¿Le gustan?
—No especialmente.
—Son repugnantes. Sus pétalos se parecen demasiado a la carne humana y su perfume tiene la fétida dulzura de la corrupción.

De esas casualidades felices. Hace justo un año, 26 de enero, con ocasión del aniversario de su nacimiento, publicábamos aquí un artículo sobre José Quer y Martínez (1695-1764), uno de los padres fundadores de la botánica española, a quien su afán investigador le llevó a recorrer estas tierras en busca de plantas que analizar.

Y mira tú por dónde que otro 26 de enero, el de 2011, en el parque natural de Corrubedo, dos fotógrafos hallaron una especie que hasta entonces había pasado desapercibida: una clase de orquídea de la que no había constancia de su presencia no solo en la provincia sino en toda la comunidad.

Hizo la número 40 de las variedades de orquídea habidas en Galicia. Y lo que es más: de todas las existentes en la península Ibérica, es la única que florece en invierno, rasgando con sus exuberantes colores tanta monotonía.

Seguir leyendo “Orquídea salvaje”

La gran evasión

evasoes-corrubedo-puerto.jpg
Admirando el abra de Corrubedo desde Os Casqueiros

Puesto que Internet facilita las cosas, solemos tener un ojo puesto en cuantas publicaciones se editan en el mundo entero por si en algún rincón del planeta a alguien se le ha dado por hablar de Corrubedo.

Fruto de esta vigilancia permanente, hace unos meses pudimos traer aquí el reportaje que el venerable magazine inglés Yachtling Monthly dedicó a las Rías Baixas. En él, un periodista llamado Chris Beeson narró sus vivencias mientras surcaba en velero las costas gallegas, de Portosín a Vigo, con el canal de Sagres como «valle de la muerte» que surgía amenazador nada más doblar nuestro cabo.

Hoy nos vamos a ir mucho más cerca. Viajamos a Portugal, donde la revista de ocio más leída del país vecino ha tenido a bien cantar las excelencias del parque natural y también de un sitio muy concreto de nuestro pueblo.

Seguir leyendo “La gran evasión”

Parque natural, veinticinco años

extracion-arena-duna-corrubedo.jpg
Camiones y excavadoras ventilándose la arena ante la mirada del monte Tahume

Pues sí. 25 años. Un cuarto de siglo. Dos décadas y un lustro desde que, el 5 de junio de 1992 coincidiendo con el Día Internacional del Medio Ambiente, fue declarado como parque natural el llamado Complejo Dunar de Corrubedo y Lagunas de Carregal y Vixán.

Ayer hubo grandes fastos para festejar tan fausto momento. Plantaciones de árboles, discursos, una exposición, juegos escolares, música de gaitas, pulpo, orquesta, buenas palabras y mejores deseos. Está todo en los periódicos así que no vamos a repetirlo. Tal vez dentro de otros 25 años recordemos el evento si seguimos por aquí. Quién sabe.

Nosotros vamos a ir más atrás. Hasta los años 80. Pues queremos observar, con la prensa de la época en la mano, cómo era la fotografía de esas casi mil hectáreas de terreno antes de ser protegidas y preservadas, qué aspecto tenía un enclave que, con sus más y sus menos, hoy no hay corrubedano a quien no le llene de orgullo.

Seguir leyendo “Parque natural, veinticinco años”

La estatua del jardín botánico

jose-quer-jardin-botanico-estatua.jpg
Estatua de José Quer en el Real Jardín Botánico de Madrid que él fundó por orden de Fernando VI

Puede que sea una ola, puede que sea un naufragio, puede que sea el faro, puede que sea un ramillete de fotos tomadas en el puerto, pero la gran mayoría de las entradas de este blog tienen un rasgo común: el mar como presencia perenne, obsesiva… Es normal. Siempre lo tenemos ahí, despixelizado, rodeándonos. En este mismo momento, mientras los dedos se desplazan por el teclado, lo estamos escuchando. Lo oiríamos a cada segundo si no estuviésemos tan acostumbrados a él que para nosotros su música suena igual que el silencio. Intuimos que algún día nos acabará por arrasar, sumergiéndolo todo a su paso, indiferente.

Pero como la luna o una moneda, Corrubedo esconde otra cara. Su envés. Corrubedo es también un paraíso en la tierra. Un vergel donde la flora y la fauna se yerguen gráciles e incluso voluptuosas para deleite de biólogos, senderistas y espíritus contemplativos. Hasta hoy permanecimos mudos y ciegos a esta otra dimensión contrayendo una deuda que ya va siendo hora de empezar a saldar.

¿Y cómo lo vamos a hacer? ¿Hablaremos de las dunas, entonces? ¿Del parque natural? ¿Del cúmulo de circunstancias que condujeron a la protección de grandes extensiones de terreno en el cabo? No. Todavía no. Hoy vamos a remontarnos mucho más atrás. Hasta el Siglo de las Luces, en el que un competente cirujano de guerra de ascendencia noble se acabó por convertir en la mayor eminencia en botánica de la España de su tiempo, allá por mil setecientos y pico. Este señor se llamaba José Quer y Martínez y en el empeño de describir y clasificar las plantas del reino también estuvo aquí. En Corrubedo. Oliendo las flores con su notable nariz.
Seguir leyendo “La estatua del jardín botánico”

Érase un arquitecto premium: Manuel Gallego Jorreto, una retrospectiva

corrubedo-casa-arquitecto-manuel-gallego-jorreto.jpg
Un muro de piedra rodea la casa que Gallego construyó aquí a principios de los 70

Si escribimos que Corrubedo es un lugar predilecto entre el gremio de los arquitectos a la hora de dejar volar su imaginación no estamos descubriendo la pólvora. Basta con ir a Google Imágenes y teclear las palabras correctas y se os desplegará una profusión de fotografías y hasta planos de edificaciones concebidas por un poker de profesionales/artistas premium que han escogido nuestro entorno/paraíso no ya para ejecutar por encargo un proyecto cualquiera sino para diseñar sus propias viviendas, que es cuando uno pone toda la carne en el asador.

Seguir leyendo “Érase un arquitecto premium: Manuel Gallego Jorreto, una retrospectiva”

Rabia, desolación, dolor, un año después

corrubedo-incendio-parque.jpg
Llanto, impotencia y tierra calcinada en el parque natural de Corrubedo, hoy

Este post no estaba previsto (vaya si no lo estaba), pero de alguna forma tenemos que intentar libranos de toda la rabia, el dolor y la desolación que llevamos dentro.

Esta noche ha ardido el parque natural de Corrubedo. Las llamas han alcanzado su corazón dejando tras de sí un inmenso rastro de humo y tierra calcinada. Las cenizas enturbian el cielo. Se meten en las fosas nasales. Hacen escocer los ojos si te acercas demasiado.

No hay consuelo. No hay explicación.

Seguir leyendo “Rabia, desolación, dolor, un año después”