La ruta del ron

mike-birch-route-du-rhum-1978.jpg
Este post continúa el de la semana pasada, que titulamos «El yate fantasma»

ANTES

No. No es el misterioso yate sin tripulantes localizado cerca de Corrubedo un día de Nochebuena, perdido unas horas después, reencontrado en Estaca de Bares y remolcado al puerto de O Vicedo que protagonizó nuestro último post. Sin embargo, hemos querido traer aquí esta imagen por dos motivos.

Primero, porque el trimarán que dejamos pudriéndose en la Mariña lucense era igual al de la foto. Observándolo os podéis hacer una impresión acertada de cómo se mostraba un multicasco de este pelaje en plenitud de facultades. Bonito, ¿verdad? Se llama Olympus Photo y fue construido en Maine, al noreste de los Estados Unidos, por un tal Walter Greene, un verdadero orfebre que tuvo la genialidad de aplicar sus conocimientos en aeronáutica para lograr una embarcación más ligera y rígida que cuanto había hasta entonces. Por cierto, cuando afirmamos que eran iguales no estamos hablando de comparar dos Mercedes clase S o dos iPhone X. Qué va. Esto es más exclusivo. Solo se hicieron cinco.

La segunda razón apunta al marco. La instantánea fue tomada en 1978 durante la edición inaugural de una regata que se ha vuelto mítica. Route du Rhum. «Ruta del Ron». Se celebra cada cuatro años y en ella los participantes deben cubrir en solitario y sin asistencia 3.568 millas cruzando el Atlántico. «El Everest de los navegantes», la calificó alguien que os vamos a presentar siete párrafos más abajo. El tipo que aparece medio de espaldas, un canadiense llamado Mike Birch, fue su primer ganador, invirtiendo un tiempo de 23 días, 6 horas, 58 minutos y 35 segundos e imponiéndose contra todo pronóstico y en los metros finales al enorme monocasco de Michael Malinowski por 98 segundos. Fue una auténtica machada —como si Tatsuki Suzuki ganase en la última curva con su cabalgadura de Moto3 un gran premio de MotoGP—, lo que le ha reservado de por vida un billete en el tren al que se suben las leyendas.

Seguir leyendo “La ruta del ron”

El yate fantasma

olimpia-vicedo.png
Un buzo de la Cruz Roja se dispone a inspeccionar el misterioso barco invertido…

24 de diciembre de 1999. Faltan una semana y un día para el efecto 2000, ese que hará que los ordenadores se reinicien en 1900 y provocará un colapso informático planetario, la rebelión de las máquinas, la venida de Terminator y, en último término, el Fin del Mundo.

Pero Galicia tiene problemas más acuciantes. Está azotada por un temporal de lluvia y viento que tiene visos de amargarle el turrón a más de uno (de hecho, miles de habitantes de la Marina lucense tendrán que tragar a oscuras su cena de Nochebuena tras caer el tendido eléctrico). Y no pintan mejor las cosas en el mar, donde estamos sintiendo los efectos de una creciente borrasca con centro en Irlanda que extiende sus tentáculos hasta las islas Azores. En medio de este escenario preapocalíptico, un mercante experimenta a sesenta millas de Corrubedo una visión singular: la de un solitario yate sin tripulantes en la mejor tradición de los barcos fantasma.

Seguir leyendo “El yate fantasma”