Faro: ¡se hizo la luz!

faro-corrubedo-luz.JPG
Tal día como hoy hace 163 años el faro de Corrubedo empezó a funcionar…

The Nautical Magazine and Naval Chronicle. Abril de 1854. ¡Atención, navegantes del mundo! ¡Una nueva luz alumbra en las costas del Atlántico!

Avanzamos con júbilo por las páginas de esta revista británica especializada en las cosas del mar y nos embebemos en las historias que nos cuentan… Exploramos así las salvajes islas de Vancouver y Queen Charlotte al oeste del Canadá… Leemos un nuevo capítulo del viaje que el HMS Serpent emprendió entre la exótica Hong Kong y la recóndita Australia (no… no es el mismo HMS Serpent que 36 años después se hundiría frente a Camariñas dando lugar a uno de los vestigios más icónicos de la Costa da Morte: el Cementerio de los Ingleses)… Navegamos con el capitán Maguire por el estrecho de Bering a bordo del Plover… Acompañamos a Elisha Kent Kane en su segunda expedición al Ártico buscando al explorador John Franklin desesperadamente (sin éxito)… Y ya casi al final, cuando solo faltan tres páginas para terminar la publicación, nos detenemos en la información que nos concierne:

«LIGHT ON CAPE CORROBEDO, COAST OF SPAIN (ATLANTIC)—[No. 154]—. The Spanish Government has given notice that on the 20th of February a Fixed Light was to be displayed from Cape Corrobedo, in Galicia, on the North West coast of Spain. It will stand in 42º 34′ 38” N. and 9º 4′ 32” W. Greenwich; and being 102 feet above the level of the sea, will be visible from the deck of a moderate sized vessel at the distance of 15 miles.»

Resumiendo y traducida al cristiano: el 20 de febrero último, lunes igual que hoy, festividad de San Eleuterio, San Euquerio, San León, San Serapión y San Tiranión, ha sido encendido un faro de nuevo cuño en el noroeste de España: el del cabo Corrubedo… Ha llegado el momento. Se ha hecho la luz.

Seguir leyendo “Faro: ¡se hizo la luz!”

Faro: la construcción

corrubedo-faro-oscuridad-rojo.jpg
Algunos de los crepúsculos más bellos a este lado del Atlántico se ven desde el faro de Corrubedo

1 de enero de 1853. La España pasa revista a la situación y mira con optimismo el futuro. De acuerdo: es el principal periódico afín al poder, o sea, al Partido Moderado, que lleva cerca de una década gobernando. Pero el diario se afana en recopilar infinidad de datos para fundamentar su reflexión y apabullar a su audiencia.

Que resumimos. En los últimos doce meses, casi no hubo provincia en la que no se hubiera abierto algún nuevo tramo de carretera; las vías de ferrocarril ya suman 23 leguas y hay otras 96 en construcción; la navegación por el río Ebro pronto se hará realidad; las obras del puerto de Valencia ya están en marcha… Ahora bien, el rotativo es contundente: «ningún ramo de la administración pública ha sufrido una transformación más completa en estos últimos años, y en el precedente en particular, que el de los faros».

Sí. La España se relame en detallar los avances dados en materia de seguridad en el mar. Hemos pasado de una costa en penumbra, mal iluminada por unas «pocas luces de puerto», a contar con los mejores artilugios del mercado (extranjeros, eso sí, todos del modelo Fresnel). El ambicioso Plan de Alumbrado Marítimo al que ya hemos hecho mención en un post anterior está empezando a rendir frutos. En 1851 se encendieron los faros de Estaca de Bares y Llobregat. En 1852 los de Machicaco, Fisterra, Peñas, Dragonera, punta Galera y Mahón. Y 1853 será el no va más: Ceuta, islas Sisargas, cabo de Creus, cabo Prior, isla de Arousa, isla de Sálvora y, oh sí, cabo Corrobedo.

Ahí está. Escrito con sobreabundancia de oes como acostumbraba a hacer la burocracia oficial. Pero… ¿qué creéis que ocurrió? ¿se encendió en el año entrante? ¿o erraron el tiro? Después de todo no sería la primera vez (ni la última) en que se incumplió el plazo de una obra en esta tierra a la que el geógrafo griego Estrabón comparó hace dos mil años con una piel de toro.

Vamos a verlo.
Seguir leyendo “Faro: la construcción”

Faro: el origen

faro-sol.jpg
El 14 de octubre de 1851 se anunciaba la licitación de la construcción del faro: una obra con final feliz

Ahora sí. Ahora tenía que ser. El anuncio del diario del 14 de octubre era explícito y ya no había vuelta atrás. Ahora solo era cuestión de tiempo y, por supuesto, dinero. Puede que el periódico liberal La España no llegase a este recuncho de Galicia, pero lo cierto es que ahí estaba, puesta negra sobre blanco, la fecha de la puja. Estamos en 1851. La reina Isabel II tendría cosas mejores que hacer que leer el fatigoso y apretado texto, poco más de 40 líneas. El presidente del gobierno, Juan Bravo Murillo, andaría con la cabeza en otra parte, rumiando, posiblemente, su proyecto constitucional para cercenar de raíz cualquier amenaza de contagio de la fiebre revolucionaria que azotaba media Europa (aquel rancio documento le costaría el cargo catorce meses después). Pero ahí estaba, sin gracia, la plomiza redacción de algún empleado gris de la Dirección General de Obras Públicas… Habían pasado cuatro años y diecisiete días desde la aprobación del Plan. Una eternidad. Y sin embargo, a la chita callando, la maquinaria burocrática había seguido avanzando con sus ruedas dentadas, pasando de lo general a lo particular, de lo grande a los detalles, y en lo que a nosotros concierne había sido convocado el acto de licitación. Por fin. Iba a ser el 20 de noviembre a la una de la tarde. Lo más difícil ya había pasado desde que alguien en la Villa y Corte decidió arremangarse, coger el toro por los cuernos y poner orden de una puñetera vez en las costas españolas con sus vergonzantes naufragios. Ahora le tocaba a la nuestra. A nuestra costa. Ahora era nuestro turno. El turno de Corrubedo. O Corrobedo, como se empeñaban en escribir en cualquier papel oficial. Ahora sí. Ahora se iba a subastar la obra de construcción del faro. Del faro de Corrubedo. Nuestro faro.

Pero lo mejor va a ser que echemos la vista atrás.
Seguir leyendo “Faro: el origen”