Dos focas y un destino

foca-balieiros.jpg
Una de ellas, en fotografía publicada en Diario de Arousa por Chechu López

Y ese destino es la UCI, la Unidad de Cuidados Intensivos que la Coordinadora para o Estudo de Mamíferos Mariños (Cemma) tiene en Nigrán, un santuario donde a veces los milagros ocurren.

Fueron dos crías de foca gris, cada una de las cuales adoptó el nombre del lugar donde fue localizada. A una la llamaron Barizo, pues apareció en este puerto malpicán. A la otra, la que nos atañe, la bautizaron Balieiros.

Seguir leyendo “Dos focas y un destino”

Corrubedo, once siglos

concordia-antealtares.jpg
Concordia de Antealtares, primera referencia escrita al hallazgo del sepulcro del Apóstol

El principio de esta historia es harto conocido. Hacia el año 813, un tal Pelayo, eremita él, vio que una estrella refulgía de un modo extraño encima del bosque Libredón y corrió a contárselo al obispo Teodomiro en su diócesis de Iria Flavia. Ambos regresaron al sitio en cuestión y descubrieron uno de los mayores tesoros de la cristiandad: en una antigua necrópolis romana yacía el sepulcro de Santiago el Mayor junto a las tumbas de dos discípulos, Teodoro y Anastasio, aquellos que —decía la leyenda— habían traído a este confín el cadáver del Apóstol a bordo de una balsa de piedra tras ser decapitado en Judea por soldados de Herodes Agripa. Informado del milagroso hallazgo, el rey astur Alfonso II ordenó construir sobre aquel lugar una modesta capilla. Fue el corazón del Locus Santi Iacobi, la meta de todas las rutas jacobeas, el punto en que centurias más tarde se habría de levantar una catedral.

No es tan conocido que aquel mismo Alfonso II, apodado El Casto —tenía esposa pero nunca cohabitó con mujer—, hizo venir a doce monjes benedictinos con la misión de custodiar las sagradas reliquias. Para ellos se edificó un cenobio, una endeble instalación de piedra, madera y barro situada unos metros a oriente de donde reposaban los huesos santos, cerca de tres altares consagrados al Salvador y a San Pedro y San Juan que explican el nombre con que fue bautizada: Antealtares. El convento tuvo a Ildefredo de primer abad y, además de cuidar el sepulcro, debió asumir la responsabilidad de rendir culto al Apóstol celebrando misas en su honor, cantando oficios y atendiendo a los peregrinos que, aún escasos a mitad del siglo IX, acudían de tierras hispanas no sometidas por el Al-Andalus.

Y lo que, hasta hace bien poco, solo era conocido por un puñado de eruditos e investigadores de la Alta Edad Media, es lo que relataremos a continuación. El hecho que va a provocar que, desde esta misma medianoche, cuando los relojes de Praza do Obradoiro y de la madrileña Puerta del Sol den las doce campanadas, Corrubedo vaya a estar todo el año en traje de fiesta.

Seguir leyendo “Corrubedo, once siglos”

El regreso de la ruta del ron

banque-populaire-ribeira.JPG
Hace un par de días en el puerto de Ribeira

La vida está llena de coincidencias [y eso que cuando escribimos esta frase aún no sabíamos lo que iba a ocurrir después*].

En la Nochebuena de 2017 empezábamos a publicar una historia que dividimos en tres partes en la que rastreábamos la identidad de una extraña embarcación a la deriva divisada al norte de Corrubedo en otra víspera de Navidad: la de 1999 [I]. Tras una investigación diríase que detectivesca aunque sin despegar las yemas del teclado, descubrimos que aquella nave —que había acabado maltrecha en el puerto de O Vicedo— era un trimarán legendario: uno de los cuatro hermanos gemelos del ganador de la primera edición en 1978 de la mítica Ruta del Ron, el cual, al poco de haber participado en el 20º aniversario de esta regata que une Francia y el Caribe, se perdió en una pavorosa tormenta al este del Canadá… su dueño, el galo Charlie Capelle, ya había renunciado a él pues nadie con dos dedos de frente se atrevería a inferir que después de ocho meses de zozobra por el Atlántico el velero iba a ser avistado a cuatro mil kilómetros de distancia de donde desapareció, bastante hecho polvo, sí, pero no tanto como para darlo por defenestrado [II]. Nada más enterarse de pura chepa de su milagrosa reaparición, su propietario viajó a Galicia, recuperó su A Capella, lo repatrió, lo restauró, disputó en 2006 la Ruta del Ron, naufragó en su cuarta jornada, fue rescatado, lo volvió a arreglar, compitió en la edición de 2010 y en la siguiente de 2014 —es un certamen cuatrienal, como las olimpiadas y el mundial de fútbol— y ya había formalizado su comparecencia en la de 2018 cuando concluimos nuestro relato a principios de enero, con Capelle y su viejo barco inscritos en una prueba que, casualidades, iba a celebrar este otoño su 40º aniversario [y III].

Pues bien. Lo que son las cosas. Este misma semana, en la madrugada del miércoles 12 de diciembre de 2018, Salvamento Marítimo ha recobrado un fragmento de otro trimarán tripulado por otro francés que naufragó el mes pasado mientras peleaba por el cetro de la Route du Rhum. Ya hay que tener puntería. Hallaron el pecio a unas treinta millas de nuestro cabo y lo remolcaron a aquí cerca, atándolo a un pantalán en el puerto de Ribeira.

Seguir leyendo “El regreso de la ruta del ron”

El tiempo entre posturas

liga-inverneira.jpg
¡Liga da Inverneira!

La gente nunca dejará de sorprendernos.

Ni cuatro días hace que descubrimos el concurso y no nos resistimos a postear sobre él… ¡un cruce entre la lista fantástica de Marca y los pronósticos de Santiago Pemán!.

Por un segundo, nuestra mente se teletransportó a los tiempos del zapping, cuando los youtubers no eran todavía los reyes del mambo y Netflix vivía de despachar dvds a través del cartero. Por aquel entonces (o así lo recordamos algunos) era bastante común sobrellevar las tardes de resaca con los ojos ensangrentados clavados en la tele apretando compulsivamente el mando hasta dar con el programa más peregrino: electrizantes torneos de dardos en un pub de la campiña inglesa, carreras alocadas tras quesos rodantes o campeonatos mundiales de plancha extrema eran una excelente medicina contra el dolor de cabeza, la náusea y la sequedad bucal.

De aquellas esencias bebe la ocurrencia que os vamos a presentar hoy. Pero con un ingrediente mágico que lo hace aún más apetitosa: el evento destila Galicia por todos los poros.

Liga da Inverneira, se llama. Consiste en adivinar el tiempo que va a hacer un día determinado en un lugar determinado da nosa terriña. Pero no a bulto. Hay que concretar las temperaturas máxima y mínima, los litros por metro cuadrado de agua de lluvia recogida y cuánto alcanzará el viento de velocidad punta. Transcurrida la jornada en cuestión, cada apuesta se contrasta con las tablas de Meteogalicia.

El domingo pasado comenzó su quinta edición, que se extenderá hasta marzo. Y si escribimos de ello es porque en su sesión inaugural hubo que predecir los datos de…

Seguir leyendo “El tiempo entre posturas”

Un regalo en el océano

ballenas-gardacostas-corrubedo

Faro de Vigo, La Sexta, Antena 3, La Voz de Galicia, El Correo Gallego, La RegiónLa Opinión, Cadena COPE… Medios de prensa, radio y televisión que se han hecho eco en las últimas horas del feliz avistamiento.

Sin embargo, la noticia apareció antes en Internet. En una cuenta de Twitter: la de Gardacostas Galicia ayer miércoles 15 de agosto a las tres y treinta y tres.

Seguir leyendo “Un regalo en el océano”

La patrona del mar retrasó la lluvia

procesion-carmen-fiestas-corrubedo.JPG

No nos extrañaría. Que hubiese sido la propia Virgen del Carmen quien intercedió allá arriba para que las nubes grises aguardasen un tiempo extra antes de descargar. Algún paraguas se iba abriendo aquí y allá, cierto, pero el suave orballo no perturbó el avance de la procesión ni el deseo de rendir tributo a la patrona de la gente del mar.

Una patrona que lució sus mejores galas. Prendida en el manto, la medalla que en 1961 la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos concedió a los habitantes del pueblo por su heroico comportamiento en el naufragio del Debonair.

Justo después de regresar al templo y cantar la Salve Marinera, entonces sí: entonces empezó a llover de verdad.

Seguir leyendo “La patrona del mar retrasó la lluvia”