Soles, olas, lunas, flores

Ignorantes como somos de los secretos de la botánica, no logramos identificarla. Hemos recurrido a la omnímoda rapacidad de Internet, por supuesto, y nos hemos zambullido en páginas especializadas a la busca de las señas de la especie que nos intriga. Pero nuestros ojos son ciegos a los matices (aquel libro enorme sobre plantas de... Leer más →

Balieiros, días de ser salvajes

Si el faro es un centinela, Balieiros es un cementerio sin cruces: la playa donde se recuestan las ballenas que saben que van a morir y donde la mar, cuando hay suerte, escupe los cadáveres de los náufragos. Balieiros es un filo traicionero y mellado. Los sentidos se estremecen en días de temporal y en... Leer más →

Orquídea salvaje

—Las orquídeas son una excusa para el calor. ¿Le gustan? —No especialmente. —Son repugnantes. Sus pétalos se parecen demasiado a la carne humana y su perfume tiene la fétida dulzura de la corrupción. De esas casualidades felices. Hace justo un año, 26 de enero, con ocasión del aniversario de su nacimiento, publicábamos aquí un artículo... Leer más →

Los bajos, una cartografía

La viñeta, aparecida en agosto de 1906 en el primer número de la revista ilustrada Patria Gallega, muestra a un marinero cariacontecido al que le están colocando un aparatoso flotador mientras sostiene un rosario. Debajo, estos versos: «Cuando entra en el mar se escama y en la boca lleva el credo. Es muy disculpable su miedo... Leer más →

A Ladeira, paraíso 24/7

Mil doscientos cincuenta metros. Igual que caminar desde el Empire State Building hasta el Chelsea Hotel. Solo que, en vez de rascacielos, cláxones y taxis amarillos, se sacian los sentidos de mar, de sal, de hectáreas de arena tenue como la sombra de un verso. De aire sin encajonar. Así es A Ladeira. A Ladeira.... Leer más →

El puerto, pulmón, corazón y alma

Si desde el faro se pueden contemplar los más bellos anocheceres a este lado del Atlántico, no hay mejor sitio para extasiarse con la salida del sol que el puerto de Corrubedo. Sí, hay que madrugar un poco, pero compensa. Resulta hipnótica la experiencia de ver cómo el disco de fuego remonta desde detrás de... Leer más →

En el confín del mundo

Cabo Corrubedo. Latitud 42º 34,60N. Longitud 009º 05,40W. Este saliente de piedra ha sido doblado a lo largo de la historia por artefactos marítimos de todo pelaje y condición: gaulos fenicios, galeras romanas, drakkars vikingos, galeones ingleses, carabelas españolas, steamers franceses, submarinos alemanes… No quedaba otro remedio. Esto es un confín en la tierra pero... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑