Corrubedo, once siglos

concordia-antealtares.jpg
Concordia de Antealtares, primera referencia escrita al hallazgo del sepulcro del Apóstol

El principio de esta historia es harto conocido. Hacia el año 813, un tal Pelayo, eremita él, vio que una estrella refulgía de un modo extraño encima del bosque Libredón y corrió a contárselo al obispo Teodomiro en su diócesis de Iria Flavia. Ambos regresaron al sitio en cuestión y descubrieron uno de los mayores tesoros de la cristiandad: en una antigua necrópolis romana yacía el sepulcro de Santiago el Mayor junto a las tumbas de dos discípulos, Teodoro y Anastasio, aquellos que —decía la leyenda— habían traído a este confín el cadáver del Apóstol a bordo de una balsa de piedra tras ser decapitado en Judea por soldados de Herodes Agripa. Informado del milagroso hallazgo, el rey astur Alfonso II ordenó construir sobre aquel lugar una modesta capilla. Fue el corazón del Locus Santi Iacobi, la meta de todas las rutas jacobeas, el punto en que centurias más tarde se habría de levantar una catedral.

No es tan conocido que aquel mismo Alfonso II, apodado El Casto —tenía esposa pero nunca cohabitó con mujer—, hizo venir a doce monjes benedictinos con la misión de custodiar las sagradas reliquias. Para ellos se edificó un cenobio, una endeble instalación de piedra, madera y barro situada unos metros a oriente de donde reposaban los huesos santos, cerca de tres altares consagrados al Salvador y a San Pedro y San Juan que explican el nombre con que fue bautizada: Antealtares. El convento tuvo a Ildefredo de primer abad y, además de cuidar el sepulcro, debió asumir la responsabilidad de rendir culto al Apóstol celebrando misas en su honor, cantando oficios y atendiendo a los peregrinos que, aún escasos a mitad del siglo IX, acudían de tierras hispanas no sometidas por el Al-Andalus.

Y lo que, hasta hace bien poco, solo era conocido por un puñado de eruditos e investigadores de la Alta Edad Media, es lo que relataremos a continuación. El hecho que va a provocar que, desde esta misma medianoche, cuando los relojes de Praza do Obradoiro y de la madrileña Puerta del Sol den las doce campanadas, Corrubedo vaya a estar todo el año en traje de fiesta.

ordono-ii.jpg
Ordoño II

Ocurrió en tiempos de Ordoño II, rey de Galicia desde 910, que también lo fue de León desde 914 tras la muerte de su hermano García. Hijo de Alfonso III, alias El Magno —quien fuera gran benefactor del Apóstol, haciéndole construir una iglesia más digna que la modesta capilla erigida por El Casto, amén de ampliar el monasterio de Antealtares—, tuvo a bien continuar la política paterna en favor de la causa compostelana.

Así, no solo donó joyas y objetos de gran valor a esta diócesis tras peregrinar con su esposa Elvira (cruces y coronas, cajas de oro puro y de piedras preciosas, cálices y piezas de marfil) sino que en 915 duplicó la amplitud de sus dominios, pasando de 6 a 12 millas (979 kilómetros cuadrados) siempre con la tumba del discípulo de Cristo como núcleo… tumba que se estaba consolidando ya como floreciente centro espiritual del reino astur, razón por la cual el monarca decretó que cuantos siervos residiesen más de cuarenta días en las inmediaciones de aquel templo sin ser reclamados por sus señores pasarían a depender de la jurisdicción de Compostela. De lugar santo, Santiago se estaba convirtiendo en burgo.

Y en 919, Ordoño II hizo una nueva donación, esta vez a los monjes benedictinos de Antealtares, aquellos que aún conservaban la misión de orar supra corpus Apostoli: la de los cotos de Corrubedo y Oleiros. Así viene recogido en un documento del siglo XV guardado en los archivos de San Martín Pinario y que dice así:

«Traslado autorizado de Privilegios y Donación que fizo al monasterio de S.Payo de Ante Altares el rey Don Ordoño de los Cotos de San Martino de Olleros y del Puerto de Corrubedo según les demarca el Privilegio su fecha era de 919, mazo 57 de pergaminos fol 14.»

corrubedo-xi-siglos.JPG

Y bien. Un grupo de vecinos y asociaciones de nuestra parroquia han creado una entidad, Corrubedo XI Siglos, con el fin de conmemorar esta excepcional ocasión: los 1.100 años de la primera referencia de que se tiene constancia al topónimo de nuestro pueblo, motivada por una donación que muy probablemente tuvo por propósito la colonización de territorios libres de huestes musulmanas.

El 21 de diciembre, una representación del nuevo colectivo mantuvo una reunión con el alcalde de Ribeira, Manuel Ruiz, celebrada en el salón de plenos del ayuntamiento bajo los retratos de los otros cuatro regidores que han gobernado el Concello en democracia. Los integrantes de Corrubedo XI Siglos explicaron cuáles son sus objetivos, qué próximos pasos se van a dar, empezando (o casi) por una presentación general a todo el vecindario. Luego ya vendrán las charlas, exposiciones, publicaciones literarias, competiciones deportivas, concursos, actividades didácticas, la edición de un detallado mapa de nuestro cabo, una gran comida popular y a saber qué otros eventos de los que seguro seremos informados puntualmente puesto que la entidad contará con su página web.

Eso sí. Esta medianoche, en el atrio de la iglesia, el acto inaugural: las doce uvas al compás de las campanadas y el despliegue de una pancarta con el logo conmemorativo en gallego y castellano… Corrubedo se prepara para vivir desde ya un 2019 electrizante.

corrubedo-xi-siglos-logo.JPG

[Algunas fuentes consultadas: España sagradaTheatro geographico-historico de la iglesia de España (Henrique Flórez), «Historia: Compostela después de Santiago (S.IX-XXI)» (Guía Arqueológica Ciudades Patrimonio) y «Ordoño II» (Xacopedia)]

iglesia-fin-de-ano-corrubedo-once-siglos.JPG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s