Instantáneas en Vida Gallega

dunas-vida-gallega
Una de las fotos que protagonizan esta entrada

Dos series de fotos antiguas de Corrubedo separadas por menos de catorce meses.

La primeras se publicaron el 20 de agosto de 1928, mismo día en que el as de la aviación Art Goebel completaba con su Yankee Doodle el primer viaje realizado sin escalas en menos de 24 horas de costa a costa de los Estados Unidos. Las segundas, el 10 de octubre de 1929, justo dos semanas antes del terrorífico Jueves Negro, ese que habría de hacer crujir los cimientos del mundo.

Las dos andanadas fotográficas en la misma revista: Vida Gallega.

vida-gallega-castelao-numero-1.jpg
El primer número

Con portada de Alfonso Daniel Rodríguez Castelao, se estrenó en enero de 1909 gracias al ardor de un hombre olvidado: Jaime Solá, vigués nacido el 11 de septiembre de 1874 que, pese a terminar la carrera de Derecho, llevaba la maldición del periodismo inoculada en las venas y que antes de zambullirse en esta aventura editorial ya había pasado por publicaciones como el diario madrileño El Globo, la revista literaria Santiago o el rotativo El Independiente, periódico que Solá compró [tenía dinero: su padre había sido administrador del Balneario de La Toja] y pasó a denominarse Noticiero de Vigo.

Vida Gallega era otra cosa. Un producto de cuidada factura caracterizado por sus hermosas portadas en color y por el abundante material gráfico impreso en huecograbado en las páginas centrales. Detrás de la cámara, a menudo el propio Solá o su director artístico José Gil y Gil [el primer cineasta gallego, muñidor de la pionera película Miss Ledyia, rodada en La Toja en 1916 con Castelao haciendo de predicador], pero también una cohorte de fotógrafos que ejercían el oficio en ciudades, villas y pueblos de nuestra geografía y que, con sus aportaciones y las de algún aficionado, contribuyeron a trenzar un riquísimo tapiz de la cotidianidad y costumbres de los habitantes de esta tierra entre 1909 y 1938, alfa y omega de la revista de Solá, quien moriría en 1940.

Muy pronto, la publicación empezó a ganar notoriedad incluso allende el Atlántico. A ello contribuyó el hecho de que entre 1911 y 1912 su fundador emprendiera un largo viaje promocional por América Latina después de costearse el trayecto con la venta de su participación en Noticiero de Vigo. Sin él, esta cabecera aguantó apenas otros cuatro años.

jaime-sola-lustres-rivas.jpg
Sentado a la izquierda, Jaime Solá. De pie a la derecha, Manuel Lustres Rivas

Ahora sí. Vamos con Corrubedo.

Mencionamos al principio dos series de fotografías de 1928 y 1929. No fueron, sin embargo, la primeras imágenes tomadas en nuestro cabo que publicó Vida Gallega. Este honor correspondió, que nosotros sepamos, a una instantánea que ya habíamos mostrado en otro post:

faro-corrubedo-1921-vida-gallega
Probablemente, la foto más antigua de nuestro vigía atlántico

Pues sí. Es nuestro faro de Corrubedo en su debut como objeto de deseo preInstagram el 20 de febrero de 1921. Se publicó en el número 165 de la revista en el marco de un amplio reportaje visual dedicado al famoso naufragio del vapor Santa Isabel, hundido el mes anterior frente a la isla de Sálvora.

Esta es la página a la que pertenece la foto:

1921-02-20 Vida Gallega.jpg
Vida Gallega en su edición de 20 de febrero de 1921

Como veis, no figura el nombre del autor. Ahora bien, en los dos números anteriores de Vida Gallega (163 y 164, correspondientes al 20 de enero y al 2 de febrero de 1921) salen otras fotografías dedicadas a la terrible tragedia y todas ellas llevan la firma de un solo hombre…

Así que podríamos estar errados pero presumimos que la vista del faro de Corrubedo y el resto de las que componen esta página y las que la preceden [escalofriantes algunas de ellas] fueron encuadradas por el mismo ojo: esto es, el del legendario Luis Ksado (1888-1972), del que más o menos todos los años desde 1997 la Diputación Provincial de A Coruña impulsa un concurso en su honor.

luis-ksado-1926.jpg
Luis Ksado, posible autor de la foto del faro

Ahora sí. Vamos a aquel lunes de agosto en que Arthur G. Goebel Jr. (1895-1973) aterrizaba en Curtis Fly, Long Island, y tras salir de la carlinga de su aeroplano Yankee Doodle, reloj en mano, espetaba: «Lo he hecho en 18 horas y 58 minutos desde Los Ángeles, ¡a tiempo para el desayuno!».

Aquí en Galicia, quienes estaban con el almuerzo bien pudieron abrir el último número de la revista por su página 35 y encontrarse entre otras con esta conocida foto:

corrubedo-antiguo-vista-parcial
Corrubedo, años veinte

Una vista parcial de Corrubedo en la que se reconoce sin problemas la playa de A Robeiriña, O Carraspello, As Furnas o los montes Facho y Tahume, amén de dos vapores de discreto calado anclados plácidamente en medio del mar. Junto a esta imagen, una segunda de la zona del puerto cuando aún no había embarcadero, otra del pueblo de Martín —hoy pegado a Santa Uxía— y, abajo a la izquierda, lo que parece una panorámica de O Vilar con nuestro cabo de fondo.

Las vemos en la página:

1928-08-20 Vida Gallega.jpg
Instantáneas de Corrubedo en el número 386, correspondiente al 20 de agosto de 1928

Y si queréis hojear la revista:

Un año y pico después, nuestros bonitos paisajes regresaban a Vida Gallega. Lo hacían el jueves 10 de octubre de 1929 y otra vez nos topamos con fotos bastante conocidas.

Por ejemplo:

robeira-corrubedo-alumnos-filgueira.jpg
Escolares en el puerto

Dicen que es un tal profesor Filgueira posando junto con sus alumnos en la playa de A Robeira. La página también contiene la estampa que colgamos arriba, con dos mujeres caminando por la actual carretera del faro en dirección a las dunas y, en sentido contrario, un chaval empujando un aro. Una presunta vista de Corrubedo algo difícil de reconocer y otra de Bretal completan la tetralogía.

Las vemos:

1929-10-10 Vida Gallega.jpg
Página 21 del número 427 de Vida Gallega, publicado el 10 de octubre de 1929

La revista:

¿Y quién tomó estas fotografías?

La identidad del autor o autora la ignoramos, pero algo sí hemos descubierto gracias a la parte final del texto que acompaña a las imágenes de 1928: «de la preciosa colección El Barato de Ribeira» [con b, curiosamente, en contra de la tendencia dominante en la época].

El Barato de Ribeira – Casa Baltar fue el nombre de un establecimiento comercial situado en la plaza de Porta do Sol —la de la iglesia de Santa Uxía—, según explica en su blog Riveira na Historia el periodista José María Fernández Pazos. Su lema: «El que más barato vende».

He aquí un artículo escrito por Bautista M. Lemiña en el que resalta el surtido de encantos de aquel negocio al tiempo que pone en la picota el gusto en el cliente:

el-pueblo-gallego-casa-baltar.jpg
El Pueblo Gallego, 17 de noviembre de 1929

¿Y qué pasa con las de 1929? Porque, en este caso, la página no indica su origen… ¿Serán también de El Barato de Ribeira?

Pues sí. Al menos lo es la instantánea con la que quisimos encabezar este post. Lo sabemos porque nos hemos agenciado la postal original.

Aquí la tenéis, en una fotografía sacada hoy durante esta soleada tarde de playa:

postal-dunas-corrubedo.jpg
La icónica imagen con un añadido curioso: «Estas montañas se hacen y deshacen con el viento»

Y en el reverso:

postal-dunas-corrubedo-reverso.jpg
«El que más barato vende: el Barato de Ribeira»

[Algunas fuentes consultadas: «Jaime Solá Mestre» (Grovepedia), «Jaime Solá invirtió una fortuna en sus empresas de prensa» (La Voz de Galicia, 31 de mayo de 2006),  «1970, Riveira, praza da Igrexa» (Riveira na Historia), Art Goebel’s Own History (Art Goebel)]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s