El Minotaur en el laberinto

escuadron-canal.jpg
La Flota del Canal en el puerto de Plymouth: el Minotaur, a la derecha, porta la bandera

Dos vecinos mal llevados separados por una franja de mar que en su parte más estrecha apenas supera los 33 kilómetros. Menos que de aquí a Fisterra. Tras siglos de difícil convivencia tenía que pasar: uno decide fortificar sus puertos y el otro, expeditivo, planta en medio sus barcos de guerra, no vaya a ser que al de enfrente se le ocurra invadirlo.

Acaba de nacer la Flota del Canal, nombre que en realidad nunca tuvo. Al principio se la llamó Western Squadron (1746). Después, Channel Squadron (1859). Finalmente será redefinida como Atlantic Fleet (1904).

Sea como fuere, su fama es leyenda. Temeroso como estaba de este escuadrón, orgullo de la Royal Navy o Marina Real británica, evocado por Daniel Defoe y H.G. Wells en alguna novela, ni siquiera Napoleón se atrevió a cruzar el canal de la Mancha para asaltar Inglaterra.

¿Y qué hace en nuestro blog?

Veréis.

Hubo una vez en la que, dicen, uno de sus barcos estuvo a punto de perderse en los bajos de Corrubedo… y que solo gracias a un pescador local logró salir del atolladero.

Esto no le habría ocurrido a una fragata cualquiera: lo sufrió su buque insignia, su flagship, aquel en el que flameaba la bandera.

Tenía nombre de monstruo de la mitología griega.

HMS Minotaur, PW8151
Her Majesty’s Ship Minotaur

Sucedió en el mes de julio de 1876. La Flota del Canal estaba atracada en Vigo, señal de que en ese momento nos tocaba estar de idilio con los luteranos en aquel complicado triángulo de amor bizarro anglo-hispano-francés. Los barcos lucían imponentes y ya solo por la sonoridad de sus belicosos nombres causaban impresión: el Warrior, el Resistance, el Black Prince, el Achilles, el Defence, el Valiant… y, primus inter pares, el Minotaur, ondeando en uno de sus mástiles la cruz de San Jorge.

Con sus 124 metros de eslora, 18 de manga, 5 palos, 17 cañones y un blindaje de hierro de hasta 5,5 pulgadas era una temible criatura. Había sido botada a finales de 1863 después de ser construida en Blackwall, cerca de Londres, por la Thames Ironworks and Shipbuilding Company. Sin embargo, no fue hasta casi cuatro años después —el 1 de junio de 1867— que el navío estuvo listo para usarse porque entremedias habían decidido experimentar con él haciéndole algunos cambios de diseño y armamento. Por cambiar… hasta le cambiaron el nombre: iba a llamarse HMS Elephant en honor al buque homónimo que en 1801 había transportado al célebre almirante Horatius Nelson durante la batalla de Copenhague, aquella en la que, cuenta la leyenda, se colocó el catalejo delante de su ojo ciego y aseguró que no podía ver la señal con la que el oficial al mando, sir Hyde Parker, le ordenaba eludir el combate… cosechando con ello una sonada victoria.

En el momento de esta historia, el capitán del HMS Minotaur era lord Walter Talbot Kerr. Aquí lo tenemos:

walter-talbot-kerr.jpg
El capitán

Un caballero de noble cuna que siendo mozalbete ya estuvo metido en la guerra de Crimea y en la rebelión de la India de 1857, en la que resultó herido. Una década más tarde nos lo encontramos destinado en Japón, donde aprovechó para tomar algunas de las primeras fotografías registradas en el país del sol naciente. En 1868 embarcó con rango de comandante en el HMS Hercules del Channel Squadron y después asumió el mando de otros buques de guerra —HMS Lord Warden, HMS Agincourt— hasta que el 6 de agosto de 1875 es designado capitán del HMS Minotaur.

Pero el capitán Kerr no era la persona más importante que iba a bordo de este barco. Tal honor estaba reservado para el almirante de la Flota del Canal. Que en aquel momento era:

beauchamp-seymour.jpg
El almirante

Sir Frederick Beauchamp Paget Seymour. Otro animal marítimo de la Royal Navy que ingresó en la armada con 13 años y sirvió sucesivamente en el Pacífico, el Mediterráneo, Birmania, Rusia, Australia, Nueva Zelanda e Inglaterra, que fue ascendiendo de teniente a comandante, de comandante a capitán, de capitán a contralmirante, hasta que el 1 de octubre de 1874 se hubo de encargar de regir los designios del Escuadrón del Canal: primero con el HMS Agincourt y después con el HMS Minotaur.

Y ahora es cuando nos metemos de lleno en aquel lejano verano del 76.

minotaur-mascaron-de-proa.jpg
Posando con el mascarón de proa

Sabemos por la prensa de Albión que la flota zarpó del puerto de Vigo el lunes 16. No todos los barcos iban al mismo destino sino que se habrían de repartir entre Portsmouth, Portland, Queenstown y Lisboa. El Minotaur debía dirigirse hacia la primera de estas ciudades, al sudeste de Inglaterra, con lo que en su derrota tendría que pasar, sí o sí, frente a cabo Corrubedo.

A la altura del cual ocurrió esto…

O dicen que ocurrió.

Porque la noticia salió publicada en Faro de Vigo, periódico que no tenemos, pero sí la reproducción del texto el 27 de julio en El Diario de Santiago, predecesor del rotativo compostelano Gaceta de Galicia. Ahí lo que se explica es que el suceso había sido escuchado contar en público a un marinero sin que se pudiese comprobar el grado de veracidad de la historia.

El hombre dijo: Que el Minotaur se introdujo en los laberínticos bajos de Corrubedo a causa de la cerrazón. Que no lograba encontrar la salida y corría peligro de encallar. Que llamaron a bordo a un pescador que estaba faenando cerca en una pequeña embarcación. Y que, cual hilo de Ariadna, este lo hizo enfilar por un canal salvándolo de un casi seguro naufragio.

«El almirante Seymour gratificó al marinero largamente, recogiendo nota de su nombre».

diario-de-santiago-corrubedo-minotaur
El texto de El Diario de Santiago

Nos fuimos a la prensa inglesa para ver qué decía. Supimos que el Minotaur había arribado a Portsmouth en la mañana del sábado 21. Después de intercambiar saludos con el Duke of Wellington, entró en el muelle para reparar sus desperfectos. Se concedieron diez días de permiso a la tripulación.

Otra luctuosa noticia eclipsó la arribada: la muerte de un tal capitán Fawkes, que obligó a que el HMS Spartan tuviese que navegar de Vigo a Spithead, adonde llegó aquel mismo sábado por la mañana.

Ninguna alusión, por tanto, al percance de Corrubedo

1876-07-28 Monmouthsire Merlin
El escocés Monmouthshire Merlin, el 28 de julio

Tendríamos que conseguir el diario de abordo para averiguar si sucedió —algo que, al menos de momento, está lejos de nuestro alcance — y en caso afirmativo la identidad del salvador. Pudiera ser que el marinero de Vigo se estuviese inventando el relato para epatar a su audiencia, pero a nosotros nos parece plausible… ¿Por qué no? Unos meses antes de aquel 1876 había naufragado en Corrubedo otro navío inglés: el Linthorpe.

Superchería o realidad, sus ocupantes pudieron continuar con el curso de sus vidas. El capitán Walter Kerr prosiguió su ascendente carrera hasta convertirse allá por 1899 en Primer Lord del Mar. Falleció en 1927 con 87 años y dejó seis hijos. Su bisnieto Michael Andrew Foster Jude Kerr es el único marqués en la Cámara de los Lores actual.

Beauchamp Seymour mudó en 1880 a comandante de la Flota del Mediterráneo y en 1882 fue nombrado Segundo Lord del Mar y primer barón Alcester. Murió en 1895 con 73 años. No tuvo descendencia, con lo que su título nobiliario, tan reciente, se extinguió.

En cuanto al Minotaur, dejó de ser buque insignia en 1883 pero siguió dando guerra hasta 1887, año en el que fue asignado a la reserva. En 1893 se le regaló una segunda vida como barco de entrenamiento y, al igual que a los testigos protegidos, se le aplicaron desde entonces sucesivos cambios de nombre: HMS Boscawen II, HMS Boscawen, HMS Ganges y HMS Ganges II. Su llama se apagó en 1922 al ser convertido en chatarra.

the-graphic-minotaur.jpg
Una estampa inesperada: fiesta infantil a bordo del Minotaur

Y hablando de testigos… antes de dar por concluido el post, una ráfaga con la que iluminar cierto episodio en la vida del barco. Viajamos al martes 6 de septiembre de 1870, es decir, a un tiempo anterior a su condición de flagship de la Flota del Canal. Porque ese día, el Minotaur fue espectador excepcional de las últimas horas de otro buque de guerra y así las dejó consignadas su entonces capitán, W.W. Kiddle, en el libro de derrota.

En el momento de ponerse el sol, Kiddle pudo distinguir cómo los tripulantes de la otra embarcación se hallaban tapando con lonas embreadas sus revolucionarias torretas. A las nueve, divisó la luz del faro de Fisterra. A las once, observó que el otro navío estaba navegando muy cerca del Lord Warden, buque insignia de la Flota del Mediterráneo. Y ya no lo volvió a ver: se hundió poco después de la media noche. El capitán del Minotaur anotó las coordenadas de donde a su juicio desapareció: 42º 37′ N, 9º 30′ O.

Que puestas en un mapa:

coordenadas-captain.jpg
El lugar del naufragio

Vaya… Así que el naufragio se produjo en un lugar equidistante a Corrubedo y Fisterra. Nosotros siempre lo habíamos oído asociar a este último cabo —y muy razonablemente, además—, pero la cercanía a nuestro puerto nos anima a querer contar su historia. Algún día.

Será una historia alucinante de principio a fin. De cómo se gestó su construcción en medio de la polémica. De cómo se pavoneó de ser el más poderoso navío de la invencible Royal Navy. De su increíble colapso, en la que fue la más grande tragedia naval inglesa del siglo XIX en tiempos de paz. Y fruto de todo ello, de un moralizante epitafio: aún sigue en el transepto norte de la Abadía de Westmister para quien lo quiera leer.

Ese barco era, cómo no, el HMS Captain: con permiso de la fragata Magdalena, el mayor ataúd submarino en las costas gallegas de que se tiene constancia.

HMS-Captain-1869.jpg
El Captain, rumbo al desastre

[Algunas fuentes consultadas: «Minotaur» (HMS Surprise), «Frederick Beauchamp Paget Seymour R.N.» (HMS Surprise), Náufragos de antaño (Juan Campos Calvo-Sotelo) y Photographt in Japan (1853-1912) (Terry Bennett)]

walter-talbot-kerr-japon-1867.jpg
El almirante King con el señor feudal Mōri Takachika y su heredero Mōri Motonori [fotografía de Walter Kerr, 1867]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s