A Ladeira, paraíso 24/7

corrubedo-ladeira-mujer.JPG
La playa de A Ladeira: tomar asiento en esa silla y dejar que el tiempo pase… sin más

Mil doscientos cincuenta metros. Igual que caminar desde el Empire State Building hasta el Chelsea Hotel. Solo que, en vez de rascacielos, cláxones y taxis amarillos, se sacian los sentidos de mar, de sal, de hectáreas de arena tenue como la sombra de un verso. De aire sin encajonar.

Así es A Ladeira.

A Ladeira. Que arranca justo donde un arquitecto madrileño y la sobrina del poeta favorito de Leonard Cohen escogieron crear de la nada su segundo hogar (eran principios de los años ochenta). Que remata en A Ferreira, esa gigantesca piedra en que el caballero Don Juan Manuel Montenegro decidió esperar a la muerte según cuenta Valle-Inclán en sus Comedias Bárbaras.

Arenal lírico, pues. Arenal mágico. De resonancias míticas. Arenal duro, también. Destino de bienes derrelictos traídos por las olas en busca de dueño. De cetáceos perdidos y medusas traicioneras. De barcos escupidos por la furia de algún temporal: el Alk, el Debonair, la goleta Dichosa estrellándose contra las rocas.

A Ladeira. Donde nace la vida alada, ángel guardián de las dunas, edén de los tomadores de sol. No pierde el vigor, qué va, en los meses largos de invierno. Incluso en las noches frías es posible divisar diminutos puntos verdes dibujando la suave curva de la playa: son los señuelos fluorescentes en las cañas de los pescadores a la caza de algún sargo o de una buena lubina.

A Ladeira. Donde se echan las redes y las tablas se deslizan hendiendo el mar. Surf, windsurf, kitesurf… su capacidad de reinventarse no tiene límites. A Ladeira. Donde los paseantes solitarios se vienen a cavilar. Donde las parejas de enamorados pueden soñar despiertas.

A Ladeira. Un paraíso 24/7. Hoy. Ayer. Siempre.

corrubedo-ladeira-ola-pueblo.JPG
Por algo se le llamaba «playa de Corrubedo»
corrubedo-ladeira-paseante.jpg
Los paseantes solitarios tienen en el arenal un lugar donde meditar
corrubedo-ladeira-pesca.JPG
Y los pescadores un mar en el que cobrarse una sabrosa lubina
corrubedo-ladeira-nasa.JPG
Las olas traen a veces sorpresas inesperadas
corrubedo-ladeira-gaviotas
Las pequeña gaviotas se inician en su vida alada
corrubedo-ladeira-barco.JPG
Un barco echando las redes cerca de la orilla
corrubedo-ladeira-surf.jpg
El surf, apto para ser practicado todos los meses del año
corrubedo-ladeira-kitesurf.JPG
Kitesurf: solo en los días de fuerte viento
corrubedo-ladeira-verano.jpg
Una jornada festiva de un verano cualquiera: esta es la estampa
corrubedo-playa-ladeira-parasol.JPG
¿Paraguas o parasol?
corrubedo-ladeira-cerveza.JPG
Un par de sillas, un sombrero y una cerveza de lata… ¿alguien da más?
corrubedo-ladeira-descalzo.JPG
El placer de caminar descalzo sobre la arena…
corrubedo-ladeira-amor.jpg
Si es en compañía, aún mejor…
corrubedo-ladeira-ferreira.jpg
La mítica piedra de A Ferreira, hecha isla, en un día de temporal con marea alta
corrubedo-ladeira-ferreira-río-de-mar.JPG
Y la piedra en un día primaveral con marea baja. Sigue siendo igual de hermosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s