Rabia, desolación, dolor, un año después

corrubedo-incendio-parque.jpg
Llanto, impotencia y tierra calcinada en el parque natural de Corrubedo, hoy

Este post no estaba previsto (vaya si no lo estaba), pero de alguna forma tenemos que intentar libranos de toda la rabia, el dolor y la desolación que llevamos dentro.

Esta noche ha ardido el parque natural de Corrubedo. Las llamas han alcanzado su corazón dejando tras de sí un inmenso rastro de humo y tierra calcinada. Las cenizas enturbian el cielo. Se meten en las fosas nasales. Hacen escocer los ojos si te acercas demasiado.

No hay consuelo. No hay explicación.

Malditas casualidades. Hace justo un año, el 8 de agosto del 2015, vivimos una tragedia similar pero más cerca. Los pirómanos se cebaron con el vecino monte Facho, cortando la única carretera de acceso al cabo. Era sábado. Y no cualquier sábado. Era el sábado de fiestas. Los coches no podían entrar, así que en la verbena, en las terrazas de los bares, en las barracas y atracciones, solo veías a la gente de siempre. Notábamos una extraña sensación. En un lugar semidesierto tratábamos de imponernos el deber de disfrutar encerrados en un cerco de agua salada y fuego. «La orquesta seguía tocando mientras les asediaba el incendio», escribió un reportero sagaz… El Titanic… Buenos reflejos.

Ahora, a falta de cuatro días para que vuelvan las fiestas otro suceso pavoroso se cruza en nuestro camino. Y nos preguntamos, ¿qué es lo que le puede llevar a alguien, a un ser humano al que se le presupone la capacidad de sonreír y amar, qué es lo que le mueve a masacrar su tierra, que no es suya, ni nuestra, ni de nadie, sino que la hemos tomado prestada, como la tomarán nuestros hijos algún día? ¿Qué es lo que le puede provocar tanta rabia?

No esperamos obtener respuesta. Solo queremos sacar la nuestra, nuestra rabia, para que no nos reconcoma más.

Un comentario en “Rabia, desolación, dolor, un año después

  1. Yo lo vi empezar desde el patio de casa mientras miraba los fuegos de Ribeira. Primero un foco luego otro y hasta tres. Cuando llamé para avisar ya otros lo habían hecho….Yo tampoco entiendo el que ni el como ni el porque de esto. Y si algo me apaga es ver el fuego comiéndose todo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s